viernes, 19 de abril de 2013

La muerte de un Líder.

 Desterrado en las sabanas de Venezuela el hombre vio pasar los amores de su infancia y los dolores de su madures, vivo deseoso de muerte camina descalzo bajo el sol reluciente. Ilusiones de descansos inesperado, camina y duerme a la vez, más muerto que vivo busca agua en la tierra. Cae y duerme, esta vez, muere aquel hombre que corrompió almas y amo a cuerpos. Hombre no tan anciano en las sabanas de Venezuela, muere en la tierra de su amada patria, hombre corrompido y desdeñoso, viva imagen de un libertador para muchos y muerta imagen de un opresor para otros.

Oh, señor de muchas facetas, líder de un pueblo pobre de algo más que bolsillo, la muerte te ha encontrado y desterrado has sido. Rodaras por las sabanas de una tierra que amaste, en un cementerio de muchedumbres putrefactas y, luego, caerás en un abismo de muchos amores que en infancia tuviste. El adiós de este pueblo te acompañara en la oscuridad de un sueño.


Muerto aquel hombre, las arenas de la sabana lo cubren, volviéndose polvo estelar. Así acaba la vida del líder de una revolución. 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario