miércoles, 13 de noviembre de 2013

Venezuela desapareció. Miguel Ángel Landa.


Lo confieso: no tengo idea en donde estoy ni para donde voy. Las que fueron mis referencias para ubicarme en Venezuela han desaparecido. Es como volar en la niebla sin radio y sin instrumentos. Nací y crecí en Caracas pero ya no soy caraqueño: no me encuentro a mi mismo en este lugar convertido hoy en relleno sanitario y manicomio, poblado por sujetos extraños, impredecibles, sin taxonomía.

A lo largo de mi vida recorrí casi todo el país, lo sentí, lo incorporé a mi ser, me hice parte de él. Hoy no lo reconozco, no lo encuentro. El extranjero soy yo. Ocho generaciones de antepasados venezolanos no me ayudan a sentirme en casa. Nos cambiaron la comida, los olores de nuestra tierra, los recuerdos, los sonidos, las costumbres sociales, los nombres de las cosas, los horarios, nuestras palabras, nuestras caras y expresiones, nuestros chistes, nuestra forma de vivir el amor, los negocios, la parranda, o la amistad. Forzosamente nuestro cerebro y nuestro metabolismo se fueron al carajo, ese ignoto lugar carente de coordenadas.

Hoy somos zombis, ajenos a todo, letras sin libros, biografías de nadie. Nos quedamos sin identidad y sin pertenencia. Una forma muy ocurrente de expatriarte: en lugar de botarte a ti del país, botaron al país y te dejaron a ti. Hoy Venezuela agoniza en algún exilio, pero no en un exilio geográfico. No, Venezuela se extingue aceleradamente en un exilio de antimateria, sin tiempo ni espacio. Cualquiera sea el intersticio cuántico en donde se desvanece Venezuela, no podremos llegar a él.

El país desapareció de la memoria de las cosas universales; no existen unidades o instrumentos capaces de medir su extraña ausencia. No hay un cadáver que sepultar, ni sombra, huella, o testamento que atestigüen una muerte. Todo se perdió en un críptico agujero negro. Más que una muerte esto ha sido una dislocación en el espacio-tiempo.

Pronto se dirá: “¿Venezuela? Venezuela nunca existió.” Se me ocurre que en ausencia de muerte formal procede ausencia de llanto. Aquí no habrá velorio. La cosa no merece ni un palito de ron. Los pocos dolientes potenciales que pudieran darse, se irán poco a poco al mismo no-lugar en donde el país se escurrió para desvanecerse para siempre.

Extraño final para un país: no pudimos ni siquiera ser un Titanic y hundirnos con algo de tragedia y romanticismo. La elegancia no fue precisamente una de nuestras características como pueblo. No tendremos el honor lúgubre de ser Pompeya. No se hablará de nosotros como de Nínive o de Troya. Nunca podrá algún Homero contar que tuvimos un Aquiles. No seremos lana para tejer leyendas. Nuestro final solo nos dejará vergüenza.

1 comentario:

  1. MI QUERIDO SR. MIGUEL ANGEL, LE HE ADMIRADO DURANTE TODA MI VIDA PORQUE CRECI CON SU TRABAJO, VIENDO TELENOVELAS Y EL CINE. DE VERDAD RESPETO SU POSTURA PORQUE SE LA PREOCUPACION QUE SIENTE POR NUESTRO HERMOSO PAIS. QUIERO QUE REFLEXIONE EN ALGO: TODO ESTA REACCION ESTA ENRAIZADA EN EL MIEDO QUE TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS LLEVA POR DENTRO Y PORQUE PENSAMOS QUE JAMAS VAMOS A SALIR DE ESTE HOYO APARENTE EN EL CUALCREEMOS ESTAR INMERSOS. NO SUELO CONTESTAR A NADIE LO QUE LEO PERO PORQUE LE ADMIRO Y LE RESPETO M E ATREVO A DECIRLE QUE UNA PERSONA DE PESO COMO LO ES USTED, UNA FIGURA DEL MEDIO TAN QUERIDA, DE ALGUNA MANERA TIENE ARRASTRE EN LA POBLACION QUE LE LEE. POR LO TANTO TENGA FE, EN DIOS, EN QUE NUESTRA VENEZUELA ,HERMOSA, SANA, PROSPERA, Y RICA EN TANTAS COSAS, EN ESPECIAL SU GENTE, VA A SALIR LIBRE, GLORIOSA Y PODEROSA; FORTALECIDA POR ESA MISMA FE QUE TENEMOS EN NUESTROS SANTOS O LOS QUE PERTENECEN A OTRAS CREENCIAS A SU ALTISIMO, A CRISTO, ETC. ESTO SR MIGUEL ANGEL ES UN APRENDIZAJE QUE NOS MERECIAMOS POR NO SABER VALORAR LO QUE TENEMOS Y ES AHORA CUANDO ESTAMOS TEMEROSOS DE QUE LO PODEMOS PERDER. NO SE GANA UN JUEGO HASTA EL ULTIMO OUT. VAMOS A ESPERAR ESE OUT PORQUE SE, TENGO LA ABSOLUTA CERTEZA DE QUE ESTO ES TRANSITORIO Y QUE DE AQUI SEREMOS AUN MAS FUERTES. LO QUIERO LEER DESDE LA ESPERANZA, DESDE LA FUERZA DE VOLUNTAD, DESDE EL AMOR QUE NOS UNE COMO PUEBLO. LO QUIERO LEER CREYENDO EN ESE SER SUPERIOR QUE NOS BAÑA CON SU LUZ Y NOS HACE GRANDES. ASI LO QUIERO LEER, NO LLENANDO A LAS PERSONAS CON MAS INCERTIDUMBRE. NO TIRE LA TOALLA QUE AUN ES CUANDO QUEDA CAMINO POR RECORRER HASTA LA BATALLA. DESDE MI CORAZON LE DOY UN ABRAZO EN LUZ. SOY AMOR, AMOR SOY; SOMOS AMOR, AMOR SOMOS. POR MI VENEZUELA SA, PROSPERA Y PERFECTA.

    ResponderEliminar